¿Llueve o chispea?

La disputa entre un niño y una niña de corta edad sobre el tiempo es desde hace unos días un nuevo éxito viral en YouTube. El vídeo muestra la discusión que de forma espontánea se produce en una escuela infantil.

Uno de los pequeños protagonistas afirma que está chispeando mientras que su oponente femenina – con su hermana gemela de testigo y que intenta terciar – asegura que llueve. Ambos insisten reiteradamente en sus argumentos basados en lo que les han dicho sus respectivas mamás. El enfrentamiento se pone tenso. Vuela un dedo directo al ojo y el tema se zanja cuando la pequeña le da un ligero golpe en el pecho al niño. Tras la sorpresa inicial, éste dice apesadumbrado: «Me rompiste el corazón».

Mientras miraba divertido la grabación relacioné la pelea con la partida de ping-pong en torno al TIL que desde hace un año se celebra semanalmente en el Parlament entre los partidarios y contrarios al decreto del Govern. La última ayer. A pesar de decisiones judiciales, dimisiones y otras hierbas, las trincheras no se han movido. Vamos, que desde el PP sigue en sus trece (chispea) y para la marea verde llueve. También, como en el vídeo, hay al menos un corazón partido.

Pero en este caso – como en tantos otros – hay víctimas colaterales, para los que ni chispea ni llueve sino que cae un aguacero: los escolares y los padres que observan atónitos el desarrollo de los acontecimientos.

Tres consellers de Educación en lo que llevamos de legislatura. Ésta es una realidad que debería hacer reflexionar a José Ramón Bauzá, no sea que le pase como al típico presidente de un club de fútbol que va cesando a entrenadores ante la mala marcha del equipo. Al final, la grada ya no pitará al banquillo sino que mirará al palco y la tormenta se desatará en plena campaña electoral. Luego no valdrá poner cara de penita y decir: «Me habéis roto el corazón».

Leave a Reply