Archive for octubre, 2014

Listas y listos

miércoles, octubre 29th, 2014

Desde Podemos, este movimiento que está agitando la escena política, se ha decidido que no se presentará a las elecciones municipales. Entre los argumentos que justifican esta decisión están que, además de ser un partido muy joven, no se cuenta con una infraestructura de control y por ello «se nos puede colar algún indeseable».

Esta reflexión es interesante en un momento complicado en el que están aflorando sucesivos casos de corrupción. Hasta el presidente del Gobierno se ha visto obligado a pedir disculpas y dice entender la «indignación y el hartazgo» de los españoles.

Pero este acto de contrición de Mariano Rajoy no es suficiente  como tampoco las afirmaciones de los diferentes líderes políticos nacionales, autonómicos y locales. No basta con decir aquello de: «Lo siento. Me equivocado, no volverá a ocurrir».

Vaya por delante que no todos los que se dedican a la actividad política son «unos chorizos». Pero la mancha se ha extendido tanto que se ve más lo negro que lo blanco.

Si realmente se quiere regenerar y reinventar los partidos tradicionales ahora es el momento. Los pasos que se están dando de cara a la confección de las listas que concurrirán a las elecciones de 2015 han de establecer un escrupuloso filtro para evitar que los listos de turno se cuelen entre los elegidos. Esto es responsabilidad de las directivas, porque al final la ira se dirigirá tanto al medrador como a quien le ha puesto.

Siempre he admirado a las personas honestas y con principios que se ilusionan con un proyecto y aceptan -aunque sea de relleno-  respaldar unas siglas. Pero cada vez es más difícil que esta gente de buena fe dé un paso adelante visto como está el patio.

La advertencia de Podemos tendría que ser de obligado cumplimiento. Que no se cuelen los indeseables.

Empieza la campaña electoral

viernes, octubre 24th, 2014

Ignoro, aunque me lo imagino, cuántas personas siguieron ayer en directo el Debate de Estado de la Comunidad. El último de la legislatura y que tenía un claro horizonte: las elecciones autonómicas y municipales de 2015. Y ello tanto para el gobierno del PP como para PSIB y Més.

Durante más de dos horas, el presidente Bauzá fue leyendo como una letanía los 32 folios que resumían los logros de la gestión de su gobierno. En un tono sereno pero que invitaba a la desconexión de la audiencia, formuló su gran titular: una rebaja de los impuestos que ha de suponer un aumento de la renta de los insulares en 250 millones de euros. Una reforma fiscal que, evidentemente, es bienvenida si se traduce en realidad. Mientras el líder de los populares iba desgranado su discurso en salat/mallorquí sentía el aliento de su bancada con interrupciones de aplausos (que a veces tenían un tinte de enlatado) y las sonrisitas de los diputados de la izquierda. Su alocución terminó con una solemne frase: «Nada ni nadie nos impedirá ganar el futuro que la mayoría quiere para Baleares». Dicho queda. ¿Y Menorca? Bueno, hubo, principalmente, un guiño al dique y una disculpa por el retraso en la entrada en funcionamiento del servicio de radioterapia «que será una realidad».

Luego subieron los representantes de la oposición y nada nuevo bajo el sol. Críticas y más críticas como no podía ser menos (aquí nadie regala nada) y sumándose a una precampaña  en el que la izquierda tiene un inquietante invitado para sus intereses: Podemos.

Todo esto en el Parlament. Porque poco después el alcalde de Palma, Mateo Isern, anunciaba (el día elegido no es casual) que su mandato tenía un fin  y dejaba la política al perder el pulso con el aparato del Partido Popular.

Las fichas ya se mueven en el tablero de un ajedrez donde nadie quiere ser peón, la pieza más débil.

A la playa, con la mochila

viernes, octubre 17th, 2014

Cada día una alegría.  Si hace nada el foco de atención iluminaba (y nunca mejor dicho) el debate sobre el aprovechamiento de los faros como oferta hotelera o de restauración, ahora el personal se ha alborotado  ante la posibilidad de que se puedan instalar pequeños chiringuitos en las playas vírgenes. De momento, la normativa insular vigente prohíbe esta propuesta, pero no son pocos los que reclaman esta nueva vía de negocio para el disfrute del usuario (que también hay quien los pide).

Creo no equivocarme al afirmar que somos muchos los menorquines que estamos orgullosos de los espacios naturales que se han podido preservar ante la pujante colonización de la actividad humana. Y pienso que esto debe seguir así.

Desde que era un niño hasta ahora, organizar una excursión a una zona del litoral donde solo hay mar, arena y árboles (además de la fauna autóctona) siempre ha sido una pequeña aventura. Uno ya sabe, y sino se informa, que hay que llevarse toda la intendencia necesaria para que no falte de na. Si se quiere bar y camarero – sin que ello suponga una crítica – hay que poner rumbo a otros lugares que cuentan con oferta complementaria.

Lo que no puede ser es que queramos trasladar o encontrarnos el salón de casa en todos los rincones de la Isla, ya sea en el Camí de Cavalls, en Es Talaier o en un acantilado desde donde disfrutar de una puesta de sol. Bastante overbooking hay en temporada alta para que ahora nos rompan el karma con: «Una de calamares y sangría».

No me gustan las comparaciones. Si en otros sitios se hace, allá ellos. Eivissa tiene su propia marca internacional, Mallorca es Mallorca y aquí estamos como estamos. A la que salta.

A mi me gusta una Menorca diferente y auténtica. No un sucedáneo de no sé qué.

Entre lo viejo y lo nuevo

viernes, octubre 17th, 2014

El tiempo pasa y cambia el presente, tanto de las personas como del paisaje que nos acompaña. Dejando de lado el aspecto humano, hoy quiero centrarme en la vida de los edificios que han perdido la utilidad para la que fueron creados. Por citar solamente dos ejemplos, está el patrimonio militar o las fábricas que han pasado a ser una muestra de la arqueología industrial. Así, mientras las piedras caen de un lado, el pueblo y los inversores reclaman espacios para responder a las nuevas necesidades que se van creando en los diferentes ámbitos sociales, económicos, culturales o de servicios públicos.

Dicho lo anterior, se suele plantear dos opciones. Reconvertir espacios en desuso (lo que supone una rehabilitación) o partir de cero y levantar construcciones adecuadas al proyecto que se quiere desarrollar.

En una isla, en la que el territorio es un bien escaso, la tendencia normal tendría que ser aprovechar lo que hay. En este sentido, hay bastantes ejemplos que han dado un buen resultado (casas señoriales o llocs reconvertidos en establecimientos hoteleros, mercados como el Claustre del Carme de Maó, los cuarteles de Es Mercadal que han pasado a ser un recinto ferial…). Pero también existen mamotretos olvidados porque no se sabe qué hacer con ellos (léase el antiguo hospital Verge del Toro).

Además, no todo sirve para albergar cualquier uso. Y esto nos lleva a los faros, concretamente al de Favàritx. En primer lugar, la propuesta de dedicar estas instalaciones a un uso hotelero o de restauración debe ajustarse a la normativa vigente. Por otra parte, cabe preguntarse si el plan de negocio propuesto chirría con el entorno.

Y así estamos, en un dilema entre lo viejo y lo nuevo. Lo que no hay que perder es la perspectiva y evitar apostar con cartas marcadas que pueden llevarnos a un futuro efímero.

¿Llueve o chispea?

jueves, octubre 2nd, 2014

La disputa entre un niño y una niña de corta edad sobre el tiempo es desde hace unos días un nuevo éxito viral en YouTube. El vídeo muestra la discusión que de forma espontánea se produce en una escuela infantil.

Uno de los pequeños protagonistas afirma que está chispeando mientras que su oponente femenina – con su hermana gemela de testigo y que intenta terciar – asegura que llueve. Ambos insisten reiteradamente en sus argumentos basados en lo que les han dicho sus respectivas mamás. El enfrentamiento se pone tenso. Vuela un dedo directo al ojo y el tema se zanja cuando la pequeña le da un ligero golpe en el pecho al niño. Tras la sorpresa inicial, éste dice apesadumbrado: «Me rompiste el corazón».

Mientras miraba divertido la grabación relacioné la pelea con la partida de ping-pong en torno al TIL que desde hace un año se celebra semanalmente en el Parlament entre los partidarios y contrarios al decreto del Govern. La última ayer. A pesar de decisiones judiciales, dimisiones y otras hierbas, las trincheras no se han movido. Vamos, que desde el PP sigue en sus trece (chispea) y para la marea verde llueve. También, como en el vídeo, hay al menos un corazón partido.

Pero en este caso – como en tantos otros – hay víctimas colaterales, para los que ni chispea ni llueve sino que cae un aguacero: los escolares y los padres que observan atónitos el desarrollo de los acontecimientos.

Tres consellers de Educación en lo que llevamos de legislatura. Ésta es una realidad que debería hacer reflexionar a José Ramón Bauzá, no sea que le pase como al típico presidente de un club de fútbol que va cesando a entrenadores ante la mala marcha del equipo. Al final, la grada ya no pitará al banquillo sino que mirará al palco y la tormenta se desatará en plena campaña electoral. Luego no valdrá poner cara de penita y decir: «Me habéis roto el corazón».