Archive for Abril, 2014

Volver a casa

Miércoles, Abril 16th, 2014

Esta vez no se equivocó la paloma como en el poema de Rafael Alberti. «Bum Bum» fue liberada en Marbella y voló 857 kilómetros en un día para volver a su palomar de Ciutadella. No soy maestro en nada y menos en colombofilia, pero la aventura de esta ave sorteando la lluvia y el viento sobre el Mediterráneo, narrada  ayer en este diario, me sirve para trazar un paralelismo sobre el ciclo diario de nuestra vida.

Nos levantamos y soltamos amarras para navegar en una jornada que, aunque se nos presente como una rutina,  siempre nos depara sorpresas en la que las tormentas cotidianas nos pueden hacer, como decía el poeta gaditano, que en vez de ir al norte caer al sur o confundirmos creyendo que el trigo es agua… para acabar perdidos en un desazón o ahogados en una desesperanza. A pesar de ello, cada uno tenemos nuestro destino o palomar. Hay quien busca crecer, correr, saltar, volar, huir…

En mi caso, tras enfrentarme a los kilómetros desgranados en una sucesión de segundos que se escurren como granos de arena entre mis manos, solo busco volver a casa, como «Bum Bum».

Coches como peonzas

Jueves, Abril 10th, 2014

Hace más o menos dos décadas, el entonces director general de Carreteras del Govern,  Gabriel Le-Senne, fue pionero en la implantación de rotondas en Balears a partir de los modelos  de Inglaterra y Francia. Su extensión en el Archipiélago se realizó bajo la premisa de que las glorietas daban una mayor fluidez al tráfico y reducían el riesgo de colisiones. Su hermano Rafael, jefe de la Policía Local de Maó, tomó el testigo y se empezó a poblar el paisaje de la ciudad de Llevant de estos elementos hasta el punto de que han sustituido a los semáforos para regular la circulación.

Hoy en día, en la Isla las hay por doquier,  de todos los tamaños y diseños. Incluso se apadrinan para mantenerlas en perfecto estado de revista. De hecho, no hay proyecto de carretera por grande o pequeño que sea que no incluya rotondas. Desde las polémicas de la Me-1 hasta las últimas previstas entre Sant Lluís y Punta Prima, pasando por el nuevo vial del Cós Nou.

Perdonen que me ponga como ejemplo, pero en mi recorrido diario entre mi domicilio  en Sant Lluís y el centro de trabajo  en POIMA tengo que rotondear en nueve ocasiones en un trayecto de más o menos cinco kilómetros, con el agravante de que mucha gente se lía en el uso de los carriles.

Vaya por delante que no soy técnico, solo un conductor más. Sin embargo, ¿son las rotondas la única solución mágica para todo tipo de vía? A lo mejor sí, pero lo que es un hecho incontestable es que hay muchas y no sé si todas justificadas.

Hace unos días mirando el intenso tráfico marítimo en el puerto de Maó (dragas, cruceros, buques de línea regular) me asaltó la idea de que a lo mejor también  sería conveniente poner una rotonda hinchable. Debía ser un delirio del mareo producido de tanto rotar y rotar.

Mamá, ¿cómo funciona esto?

Jueves, Abril 3rd, 2014

La periodista Lenore Skenazy se ganó hace poco el calificativo de «peor madre de América». Su pecado fue dejar que su hijo de nueve años viajara solo en el Metro de Nueva York. Le dio un mapa, dinero de más para algún imprevisto y monedas para llamar por teléfono. Esta mamá promueve un movimiento que cuestiona la sobreprotección a los hijos. Sus opiniones han generado un encendido debate que vuelve al plano de la actualidad a causa del último informe PISA que concluye que los jóvenes españoles tienen serias dificultades para la resolución de problemas de la vida cotidiana. Resulta que la generación de nativos digitales se mueve a la perfección en el manejo de las nuevas tecnologías (a ver quién les gana en un partido de FIFA) pero se manejan mal  a la hora de porner en marcha una aspiradora o un termostato de aire caliente o calefacción.

Aquí en Balears, en pleno debate político del TIL, se corre el riesgo de perder la perspectiva de lo que es la esencia de la educación. Si a los deficientes resultados sobre los conocimientos en matemáticas, ciencias y lectura, recalcados por el informe PISA, añadimos ahora un suspenso en la vida real tenemos un problema  añadido: que los estudiantes está pésimamente  preparados para enfrentarse a la vida real.

Ambas conclusiones ponen sobre la mesa una realidad, que según el responsable de Educación de la OCDE, Andreas, Schleicher, en los tiempos que corren «el siglo XXI requiere un enfoque distinto de la enseñanza», añadiendo que «la economía mundial no se centra en lo que se sabe, sino en lo que se puede hacer con lo que se sabe».

Lo que está claro es que algo se está haciendo mal desde el ámbito educativo y también desde las familias, lo que requiere «un cambio radical» en la docencia, lejos de enfrentamientos políticos.

La realidad es la que es y merece una reflexión. Por cierto, la pregunta ¿cómo funciona esto? se refiere, por ejemplo, a cómo manejar una lavadora.