Privilegios en un invierno económico

El temporal que azota la Isla nos ha dejado helados. Pero bueno, las inclemencias meteorológicas se pueden combatir abrigándose o, en caso de ola de calor, buscando el fresco. Todo ello, siempre hablando de unas magnitudes en las que no se produzcan daños personales o materiales. Pero a pesar de que los termómetros han bajado, el ciudadano ha sufrido un calentón al conocer el número de funcionarios que cobran el «plus político». Es decir, que al volver a su puesto de trabajo se les compensa económicamente de forma vitalicia por su dura (voluntaria) travesía entre las moquetas del poder.

Ante el estupor de mucha gente que desconocía este privilegio, la  consellera de Administraciones Públicas, Núria Riera, apunta que el Govern quiere hacer un gesto de austeridad y aumentar la exigencia a cuatro años seguidos, el doble que ahora. Pobres, que pena… que dureza. Lo siento, pero no cuela.  Desde el Ejecutivo se dice que son 68 personas, el STEI eleva el número a 300 y en Menorca puede beneficiar a unas 30. Es igual, aunque solo fuera uno. Si esperaban aplausos, lo que han recibido es una oleada de críticas en la calle y en los comentarios de los diarios digitales. Y en mi humilde opinión, con toda la razón.

Todo ello, mientras José Ramón Bauzá soltaba desde la tribuna del Parlament el siguiente titular: «El Govern ha conseguido que no se colapse el sistema». Habría que precisar que con  efectos colaterales. Y de ahí la indignación ante este tipo de prebendas difícilmente entendibles en este invierno económico que golpea a la ciudadanía .

Además, ¿qué pasa con los políticos que proceden de la empresa privada o de profesiones liberales? Es que no són d’eixe món.

Igual que habría que recordar que «la primera igualdad es la equidad» (Víctor Hugo).

One Response to “Privilegios en un invierno económico”

  1. manumenorca dice:

    … Privilegios de los funcionarios que se dedican a la política, privilegios de los políticos que abandonan la política para enchufarse como asesores en los consejos de administración de las grandes corporaciones, privilegios de los ejércitos, que nunca verán recortados sus presupuestos, pues se camuflan las cantidades como ayuda para el desarrollo y van a las empresas de defensa, privilegios de la iglesia que nunca pagan impuestos sobre su patrimonio, patrimonio que adquieren muchas veces de modo artero, y reciben su cuota anual de los presupuestos de todos los españoles, muchos de los cuales no desean colaborar con ella, presupuesto que nunca se verá recortado por ninguna crisis económica, que para eso ya están los ciudadanos de a pie, privilegios de la gran banca, causantes de la crisis y lloriqueando cual futbolista merengue, consiguen rescates millonarios sin dar explicaciones, privilegios los de la sociedad alfa, que tienen bufetes de abogados a sueldo que los protegen de cualquier atisbo de demandas para dar explicaciones de cómo logran evadir tantos impuestos a paraísos fiscales y ganar ahora en aguas revueltas como las que nos ha tocado vivir, más incluso que en tiempos de bonanza, etc…

Leave a Reply