Archive for abril, 2013

Soy un número

martes, abril 30th, 2013

El filósofo y matemático Pitágoras de Samos dijo, entre otras muchas verdades, que los números gobiernan el mundo. Y al griego no le faltaba razón. Lo vemos y sufrimos a diario. Pero dejando de lado la economía -tema de conversación que ha superado al fútbol en los bares y peluquerías- me centraré en una verdad incómoda: nos hemos, o mejor dicho, nos han convertido en números. Todo empieza el día en el que llegamos a este planeta: hora, día, mes, año, peso, longitud… Eso ya queda marcado a fuego. Luego vas al “cole” y te toca, por ejemplo, el número 14 de primero. Creces y el Estado te controla con los guarismos del DNI, Seguridad Social… Tu teléfono y la matrícula del vehículo con el que circulas eres tú. En la cola de la carnicería te llaman “el 38”, el Ayuntamiento sabe que vives en el 24, para el cajero del banco eres un “pin”, si participas en una carrera popular te conocen como el 134. Igualmente, si estás suscrito a un canal de televisión o club te conviertes en una sucesión de cifras… Y si te encuentras a una amiga de tu madre te suelta: tú eres el cuarto [hijo], ¿no? Hasta cuando haces el ridículo el colega te dice “¡vaya número!”. Y así podríamos seguir, porque incluso el saldo de la cuenta corriente se comunica contigo con cantidades.

En fin, todos tenemos nombre y apellidos, pero como dejó escrito Neruda en una de sus hermosas odas “…nos rodearon los números”.

De viaje con las ‘Voyager’

domingo, abril 28th, 2013

Es una costumbre. Cada noche antes de entrar en casa me quedo un rato mirando el cielo. Si está nublado o llueve, mala suerte, aunque igualmente intento imaginar que ocurre más allá del manto negro que envuelve mi particular parcela del espacio que libremente me he adjudicado. Pero cuando el firmamento se presenta con todo su esplendor me quedo hipnotizado ante esa inmensa masa oscura plagada de puntos brillantes y mi mente echa a volar.

Hace poco recordé que los científicos vaticinan que la Vía Láctea chocará con su hermana gemela Andrómeda. Tranquilidad. Se calcula que este espectáculo ocurrirá dentro de unos 7.000 millones de años. Para entonces, quién sabe qué habrá sido de nuestro planeta y de las especies que por aquí campamos. Después de darle vueltas al tema, y en una asociación de ideas, apareció la pregunta sobre la existencia de los universos paralelos. Si esta teoría es verdad, ¿qué estará pasando al otro lado? y ¿dónde está la puerta? Miro fijamente una estrella muy brillante. Seguramente ya no existirá. ¿Y si ‘alguien’ también me está mirando? Decido que es hora de retirarme.

Esa noche soñé con las ‘Voyager’, esas sondas espaciales que desde hace 36 años navegan hacia lo desconocido. En estos momentos, están a punto de dejar nuestro sistema solar, si no lo han hecho ya. Yo estaba con ellas -no me pregunten cómo- y al volver la vista atrás la Tierra era como un grano de mostaza. Al frente solo había oscuridad. El despertador sonó y fin de mi aventura. Mi universo cotidiano empezaba de nuevo.

Al primer revolcón que me dio el día, respiré hondo y cerrando los ojos pensé: “Tranquilo Pere… esta noche volverás a viajar con las ‘Voyager’”.

… Que los arrollo!

lunes, abril 15th, 2013

A mí el pelotón, Sabino, que los arrollo! Y vaya si los arrolló. Este grito de “guerra” lo pronunció José María Belauste momentos antes de marcar un gol con la Selección Española de fútbol en los Juegos Olímpicos de Amberes (1920). Cuentan las crónicas que el aguerrido centrocampista del Athletic Club de Bilbao se llevó por delante a tres defensas suecos y al portero, no parando hasta meterse en la portería con el esférico. Esta anécdota ha pasado a la historia como reflejo de aquella furia propia del combinado nacional, hoy reconvertida en La Roja del tiqui-taca. Hay que decir que el León de Amberes, además de su potencia física, era un líder nato. ¿Y a qué viene esta batallita de abuelo cebolleta? Pues que hoy, con la que está cayendo, noto a faltar en las personas con mando en plaza un liderazgo fuerte que pida el “pelotón” y se venga arriba para revertir la situación de crisis y desconcierto que nos rodea.

A estas alturas de la película, la realidad es que buena parte de nuestro destino -y si no que se lo pregunten a los chipriotas- lo están escribiendo Alemania y la Troika (formada por el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y la Comisión Europea). Desde Menorca vemos llegar por el horizonte, como los Cuatro Jinetes del Apocalipsis, unas órdenes que salen de Bruselas/Berlín, que van a Madrid, luego a Palma y finalmente aterrizan en la Isla sin descuento de residente que valga y nos dejan tiritando.

Pues eso, que a mí me gustaría que se cumpliera aquello de que los grandes políticos se demuestran en los peores momentos. Que en vez de intentar jugar a un tiqui-taca cansino y especulativo (al final te pillan a la contra), alguien tuviera un arranque de furia, se plantara en campo contrario y para variar marcara un gol que como mínimo nos diera un empate, como el que logró Belauste.

Relojes mareados

lunes, abril 15th, 2013

Es curioso esto del cambio de hora. Ahora ha tocado adelantar los relojes 60 minutos. Personalmente no acabo de entender esta medida, así que lo vivo con bastante indiferencia. Me explico. Vayamos en primer lugar al tema práctico: Hemos dormido una hora menos. Yo creo que esto se soluciona con no hacer caso al despertador. No olvidemos que era domingo y que podíamos regalarnos un rato más en la cama. Y si teníamos que trabajar, con irse una hora antes a dormir… Luego está lo de si se alarga o acorta el día. ¿Y? Si no tienes luz por la mañana la disfrutas por la tarde y viceversa. En cuanto a los efectos sobre la salud, y sin intentar cuestionar los numerosos estudios realizados, cabe recordar que una alteración meteorológica, el pasar a otra estación o una modificación del turno laboral, por ejemplo, también afectan al cuerpo. Así que lo de esta especie de mini jet lag se tiene que poner a la cola. Finalmente, lo del ahorro económico no lo acabo de ver. Lo siento.

Ahora, subamos un peldaño y situémonos en el piso de la ciencia y filosofía. Si partimos de la base de que el tiempo es relativo a qué viene tanto revuelo. Qué son 60 minutos o 3.600 segundos. Palabra de Einstein: “Cuando cortejas a una bella muchacha, una hora parece un segundo. Pero te sientas sobre carbón al rojo vivo, un segundo parecerá una hora. Eso es relatividad”. Salvando las distancias, y pasando a un terreno más callejero, así lo entendía igualmente Juan Gómez “Juanito”, cuando soltó aquello de que “90 minuti in el Bernabeu son molto longo”.

Por cierto, mientras escribía esta columna me pilló el paso de las 2 a las 3 de la madrugada. ¿Sufrí? No, solo que me acosté más tarde.

Dicho todo lo anterior, confieso que intento huir de la tiranía de vivir al ritmo del tic-tac. Por ello, como Aute, exclamo: ¡ay quién pudiera matar los relojes!