Los 16 kilómetros

Hace unos días fui a Fornells en coche. Para la ida utilicé el Camí de Tramuntana y a la vuelta el Camí d’en Kane. No tenía prisa y decidí disfrutar del paisaje que ofrecen estas dos vías, evitando la monotonía y la intensidad del tráfico de la carretera general. Invertí más tiempo en el recorrido, pero a mí me compensó. Ahora que se vuelve a poner sobre la mesa el tema de la conexión entre Ciutadella y Ferreries, pensé que los residentes en Ponent carecen de la posibilidad de hacer una ruta como la que yo me programé. Es más, los 16 kilómetros que separan las dos poblaciones son la única alternativa que tienen los conductores.

No entraré a valorar si la mejor opción es la de realizar o no un desdoblamiento. Esta cuestión requiere un estudio sin urgencias. Pero sí que es cierto que la Me-1 es la única que tenemos que va de punta a punta de la Isla, por lo que concentra todo tipo de vehículos (coches, autobuses, camiones, motos, bicicletas, tractores…), lo que unido a peligrosos giros -como el de Torre-solí- requiere acciones que aumenten la seguridad. Si se realizó una inversión millonaria para el desvío de Ferreries -con el consiguiente consumo de territorio- habría que ser más sensibles con las reivindicaciones que llegan desde Ciutadella. Nunca hay una única solución y además la que se adopte tampoco será a gusto de todos. Pero hay un problema histórico que debe resolverse y más desde que el dique de Son Blanc ha supuesto un incremento de la circulación.

Leave a Reply