Un fracaso colectivo

“La generación de jóvenes de hoy será la primera que no vivirá mejor que la de sus padres”.  Así lo ha vaticinado Jaume Mas, psicólogo, profesor de la UIB y técnico en Áreas de Juventud en una entrevista publicada hace unas semanas en el “Diario de Mallorca”. Además, apunta que ya se empieza a detectar el miedo que tienen al futuro y un cierto pesimismo porque les llega el mensaje de “no futuro”.

Estas afirmaciones deberían hacernos reflexionar sobre la responsabilidad que tenemos los que hemos construido el presente y el legado que dejamos. Cuando se acusa a la juventud de ciertos vicios, defectos o determinados comportamientos, tendríamos que preguntarnos ¿de quién es la culpa? Habrá que admitir que algo ha fallado en el escenario que hemos construido y en el que nuestros hijos van a tener que moverse, además de ponerles la pesada carga de tener que enderezar el rumbo de una sociedad inmersa en una crisis, no solamente económica sino también de valores. Por ello, si algunos de ellos fracasan es también nuestro fracaso.

Lo fácil es acusarles de no saber qué hacer con su vida, cuando lo correcto es hacer un examen de conciencia colectivo e intentar enmendar los errores que hemos cometido. Todavía estamos a tiempo.

Leave a Reply