Miedo a los viernes

No hace mucho, la gente exclamaba con satisfacción: “¡por fin es viernes!”. Era la antesala de un fin de semana abierto al descanso y al ocio, eso sí para aquellos no sometidos a los turnos inherentes a determinadas profesiones que obligan a trabajar en festivos.

La cosa ha ido cambiando. En primer lugar cabe lamentar que para los cinco millones de parados, es un día más de angustia que poco se diferencia de un lunes o un domingo. Pero dejando de lado por un momento -que no olvidando- el drama del desempleo, el viernes se ha convertido en una jornada para temer, al menos para el que escribe. Y es que por la mañana se reúne el Consejo de Ministros. Después, comparece la portavoz del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, para explicar con cara de circunstancias las decisiones adoptadas. Y es ahí cuando uno se puede echar a temblar. ¡Cada día una alegría!, por no decir otra cosa, que repercute directamente en el bolsillo de los ciudadanos.

Y la cosa no parece que vaya a pararse de momento, ya que hace escasos días Mariano Rajoy anunció -en plan aviso a navegantes- que habrá más recortes. En definitiva, que hemos pasado a una especie de “Viernes 13”. ¿Hasta cuándo durará el terror?

Leave a Reply