Archive for Octubre, 2011

Bajo el cielo estrellado

Lunes, Octubre 24th, 2011

Una de las frases atribuidas a Albert Einstein – cuyo legado científico está siendo revisado por los dichosos neutrinos- reza así: “Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro”. Yo estoy de acuerdo, y como últimamente no me gusta la mayoría de las cosas que pasan por la Tierra he recuperado una vieja afición: contemplar el cielo estrellado. De pie, sentado o tumbado, el espectáculo que se va dibujando en el firmamento me relaja y ayuda a tomar conciencia de nuestra verdadera dimensión humana. El rey de la creación viaja a bordo de un pequeño planeta cuya velocidad orbital es de aproximadamente 107.000 kilómetros a la hora, por un espacio del que ignoramos más de lo que sabemos. Es entonces cuando los problemas empiezan a empequeñecerse y se ven desde otra perspectiva. Una sensación de paz y de vértigo me embarga hasta que decido que es hora de dormir y la magia explota como una pompa de jabón.

A la mañana siguiente suelo empezar el día pensando en positivo -como se dice ahora- hasta que me doy un golpe de realidad leyendo determinados temas de actualidad. Confirmado: la estupidez humana es infinita.

Un zapateao entre la crisis

Lunes, Octubre 24th, 2011

La mayoría de periódicos se dieron ayer una alegría. Entre tanta noticia económica negativa, la campaña electoral y las distintas guerras que asolan el planeta, la imagen de la portada fue coincidente: la duquesa de Alba bailando a ritmo de sevillanas tras su boda con Alfonso Díez. La crónica rosa se coló con fuerza en la prensa “seria” sucumbiendo de esta manera a la expectación que había generado el evento. No seré yo quien discuta la decisión y en cierto modo la entiendo. A los periodistas se nos recrimina con harta frecuencia que solamente damos malas noticias y que incluso nos recreamos en ellas. Cuando surge este debate en mi presencia suelo decir que lamentablemente esto es lo que hay y que no es una cuestión de que las desgracias vendan más. Ahí están los ejemplos de los deportes o de las revistas llamadas del corazón. Además creo que no me equivoco al pensar que la mayoría de profesionales preferimos escribir una historia con final feliz, hechos curiosos, divertidos o artículos y entrevistas que sean un ejemplo de que la raza humana no se ha vuelto definitivamente loca. Pero la realidad es tozuda y corren “malos tiempos para la lírica” (como cantaban Golpes bajos).

Hoy los nubarrones vuelven a protagonizar el papel. Y pensándolo bien, si con el baile de doña Cayetana el personal se ha olvidado por un momento de las últimas decisiones del señor Jean Claude Trichet, pues un aplauso para los compañeros gráficos.

Cien días: toca examen

Lunes, Octubre 24th, 2011

Cien días, ¿son mucho o poco tiempo? Depende. Ahora que se está revisando la teoría de la relatividad a causa de los neutrinos las cosas pueden cambiar. Pero una cosa son los vericuetos en los que se hallan los científicos y otra la medición que realizan los políticos. De hecho, ser “centenario” es muy diferente si se está en el gobierno o en la oposición. Lo vemos estos días en los que se están haciendo los primeros balances desde la toma de posesión de los nuevos gobernantes insulares y locales.

Esto de pasar examen al día 100 se remonta a 1933. Franklin Delano Roosevelt asumía la presidencia de los EEUU en pleno apogeo de la “Gran Depresión” (término desgraciadamente de actualidad). Entonces pidió al pueblo que le concediera cien días de plazo para adoptar las medidas de reactivación económica. Lo demás es historia.

Y en estas estamos aquí en Menorca. En valorar lo que se ha hecho durante este tiempo. Recurriendo a la teoría de Einstein, para los equipos de gobierno ha sido un suspiro ante el trabajo que hay por delante normalmente “lastrado” por la herencia recibida (en el caso de vuelco electoral). Para la oposición, es un periodo más que suficiente para ver a dónde nos llevan los cambios. En este caso suele ser al abismo.

Ya que hemos disfrutado de una noche sabinera, yo pondría como titular al debate abierto: “19 días y 500 noches” y los votantes que saquen sus propias conclusiones.