Corre, corre que te pillo

He de reconocer que todo lo que ocurre en el espacio me inquieta, además de provocarme un sinfín de interrogantes para los que jamás tendré respuesta. No hay que olvidar que al fin y al cabo vivimos en algo parecido a una frágil pompa de jabón azul que flota en una misteriosa oscuridad. Estos días mi atención se centra en “2010 S016”, un asteroide que al parecer persigue a la Tierra desde hace 250.000 años. Por suerte, los astrónomos dicen que es “terrafóbico”, es decir que está ahí pero que se mantiene a una discreta y afortunada distancia, no como el insolente “2011 GP59” que el mes pasado osó rozarnos.

Pero volvamos a nuestro amigo “2010 SO16”. ¿Qué pretende?, ¿tenemos deudas pendientes?, ¿está jugando a una especie de corre, corre que te pillo? Los científicos están entusiasmados con este objeto que dicen que podría estar relacionado con el origen de nuestro planeta.

Poco después de leer la noticia salí a la calle y de repente noté que a mí también me estaban persiguiendo, pero en este caso no era ningún pedazo de roca estelar. Por allí donde pasaba me sentía observado por las caras sonrientes de nuestros candidatos al 22-M. Por un instante era como la Tierra: tenía un montón de seguidores allí donde fuera. Pero aquí no hay misterio, me quieren pillar para que les dé mi voto.

Leave a Reply