Blanco en blanco

No sabría calcular cuántas cartas debe recibir un ministro. Supongo que centenares o incluso miles. Lo que sí me atrevería a pronosticar que a sus manos deben llegar muy pocas, las que logran pasar el filtro de la legión de funcionarios adscritos a su departamento. Si su señoría es además vicesecretario general del PSOE, sus ocupaciones o preocupaciones se incrementan y más en plena disputa electoral, por lo que la lectura de la correspondencia también sale perjudicada. Por todo ello, creo que a don José Blanco no está ni se le espera, al menos de momento, para interesarse por las dos misivas que educadamente le ha remitido la plataforma “El Transport Aeri Ofega Menorca”. La respuesta en blanco de Blanco a las preocupaciones de los menorquines puede tener varias explicaciones, pero la que transmite esa indiferencia que llega desde Madrid es que el problema de comunicaciones que sufrimos los residentes en esta Isla le importa poco o nada. Perdón, sí que se mostrará muy interesado y afectado cuando venga –si viene– a vender algo durante la campaña. Entonces, seremos el centro de su atención durante unas horas “por un puñado de votos”.

Quizás algún compañero o compañera de partido menorquín que vive del erario público le debería recomendar que contestara, al menos por cortesía, a la plataforma. De momento, solo hay silencio: uno de los mayores desprecios.

Leave a Reply