Reír es gratis y sano

Los niños de hasta seis años se ríen, en condiciones normales, unas 300 veces al día. No está nada mal, teniendo en cuenta que es una sana manifestación de felicidad. A medida que crecemos el rostro se nos va poniendo más serio y la frecuencia baja considerablemente, oscilando entre las 100 y 15 sonrisas según sea la personalidad del sujeto.

Esto es lo que dicen los manuales, pero basta con dar una vuelta y observar la cara de los transeúntes para darnos cuenta de que nuestras calles, en un día laboral, no son precisamente la alegría de la huerta. Y a ciudad más grande, más rostros difuminados entre el caminar atropellado. La verdad es que es una lástima porque están demostrados los múltiples beneficios que tiene una buena carcajada tanto para la salud física como para la psíquica. Por ello son interesantes iniciativas como la que se está desarrollando en Londres bajo el título “Smile for London”, un orginal festival de cortos que se emitirán en el metro con el objetivo de desterrar el mal humor que se destila por el subsuelo. Los filmes tienen una duración de 20 segundos y la experiencia dura nueve días.

En los tiempos que corren no estaría de más darnos unas buenas dosis de risoterapia. Lo de la economía no lo arreglaríamos, pero al menos iríamos por la vida un poco más relajados.

Leave a Reply