Al final, congelados

Mientras el viento helado golpea con furia las ventanas llega a través de internet un estudio anunciando que las temperaturas aumentarán hasta 4 grados y que las precipitaciones bajarán un 40 por ciento en Balears. Mal día para hacer este tipo de predicciones, pienso. El informe es de la Red de Observación Europea en Materia de Desarrollo y Cohesión Territorial y relata las consecuencias del cambio climático en el horizonte de 2100. Toda una vida para el hombre y un suspiro para el planeta.

La gente suele decir que el tiempo está loco, pero si lo miramos a corto plazo (y sin que ello suponga ir en contra de la ciencia) la verdad es que aquí seguimos más o menos con las pautas habituales: calor en verano, lluvia en otoño y frío en el invierno que se avecina. Eso sí, ahora todos los fenómenos meteorológicos nos parecen más intensos que antes.

No sé qué pasará dentro de cinco, diez o veinte años. De momento, estamos helados y para alegrarnos más la crisis nos van preparando para una subida de las tarifas eléctricas. ¡Congelados nos vamos a quedar!

Leave a Reply