Un mandato tranquilo

La cantidad de partidos  que están estudiando concurrir a las elecciones locales de Ciutadella bien podría ser una consecuencia directa del convulso mandato que se ha sufrido (que por desgracia no ha sido el único). El cambio de gobierno, las comisiones de investigación, las demandas judiciales, los insultos y descalificaciones… han generado un clima de hartazgo y decepción entre la ciudadanía. Además, esta constante tensión no ha ayudado en nada a que la gestión cotidiana se haya podido desarrollar con la normalidad y el consenso necesarios en un contexto de crisis económica, que también ha golpeado duramente a los ayuntamientos.

Por todo ello, sería de agradecer que esta fragmentación de opciones no degenere en una “batalla” campal durante el periodo de captación de votos o que surjan tentaciones de saldar cuentas pendientes. Lo que se necesita es generar ilusión y restablecer la confianza entre administración y administrados. Además se agradecerían caras e ideas nuevas que rompan con el pasado (en el PP no tenían más opción y en UMe deberían pensárselo).

El pueblo de Ciutadella se merece, y se le debe, un mandato tranquilo en el que los titulares hablen de proyectos y de progreso, sin que las legítimas disputas y confrontación de opiniones se salgan de los cauces normales.

Leave a Reply