No nos olvidemos…

E l incombustible Forges lleva tiempo incluyendo en su viñeta diaria de “El País” un cuadrito con el siguiente recordatorio: “Pero no te olvides de Haití”. Y hace bien porque nuestra memoria es frágil acostumbrada como está a consumir la tragedia de turno frente al televisor y a sustituirla rápidamente por otra lamentable catástrofe que nos horroriza, conmueve y despierta sentimientos de solidaridad. Lo malo es que poco a poco, la actualidad va dejando atrás un paisaje de damnificados que se va difuminando con el tiempo. Ya se sabe que allí donde no hay cámaras, el olvido suele acampar.

Pasó el terremoto de Haití, luego las inundaciones de la India y ahora están las de Pakistán. ¿Y las del año pasado?, ¿y todos los conflictos armados que siguen activos?, ¿y el hambre y la enfermedad que sacude a tantos países?

La cuestión no es que nos pasemos el día llorando o angustiados, pero sí que de vez en cuando hay que refrescar nuestra memoria para no olvidarnos que los “haitís” nos no se acaban cuando los focos de la televisión se apagan .

Leave a Reply