En invierno y en verano

Si es verano porque es verano y si es invierno porque es invierno. Al final, el problema del transporte sigue siendo un mal endémico de esta Isla. La única diferencia es que cuando hay turistas el ruido es mayor y  se habla de la mala imagen que se da hacia el exterior por las dificultades para entrar o salir, ya sea por mar o por aire. Es cierto, los retrasos, cancelaciones… pueden llegar a emborronar el recuerdo de los días pasados en el “paraíso” y eso es negativo para el negocio.

Pero los distintos episodios de Baleària o las reiteradas demoras en el Aeropuerto pueden servir para que los que nos visitan- ministros y altos cargos incluidos- experimenten por unas horas lo que nosotros, los isleños, tenemos que padecer a lo largo del año: el histórico y nunca superado efecto “ratonera”.

Me parece perfecto y oportuno que ante hechos como el ocurrido el lunes en el puerto de Maó por la avería del “Jaume II”, las autoridades menorquinas levanten la voz y exijan explicaciones. Lo único que yo desearía es que esta preocupación por los veraneantes también se mantengan durante todo el año para los residentes.

Leave a Reply